En una época en la que la concienciación por el cuidado del planeta se ha convertido en una cuestión común para todos, es necesario saber qué es el cambio climático.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que cambio climático no es lo mismo que calentamiento global. Seguro que lo has escuchado de manera indistinta, pero lo cierto es que guardan ciertas diferencias.

Mientras el calentamiento global tiene que ver con la subida de la temperatura habitual en el planeta, el cambio climático va más allá y se postula como el conjunto de alteraciones climáticas que perdura a lo largo del tiempo.

Aunque puede deberse a causas naturales, lo cierto es que la influencia del ser humano ha tenido mucho que ver con la situación actual, muy crítica. El petróleo y el gas natural son claves para que se propicie.

Según Greenpeace, la temperatura mundial media ha aumentado 1º C en los últimos 150 años. Además, el nivel del mar a subido 19 centímetros a causa del deshielo de glaciares, que han reducido su extensión en un 90%.

Qué podemos hacer para frenar el cambio climático

Conforme pasan los años, la preocupación por la protección del medio ambiente aumenta considerablemente. Cada vez más personas optan por evitar en la medida de lo posible aumentar la huella ecológica del planeta.

Es complicado revertir los problemas asociados. Sin embargo, todos podemos poner nuestro pequeño granito de arena para frenarlo:

  1. Utiliza medios de transporte sostenibles. El coche es un fuerte enemigo del medio ambiente, ya que es el mayor causante de emisiones de CO2. Puedes pasarte a la electromovilidad, una buena alternativa al transporte tradicional.
  2. Recicla. Se estima que cada persona puede ahorrar casi 800 kg de CO2 reciclando solo la mitad de la basura del hogar. Incluso puedes acudir a un punto limpio si necesitas deshacerte de residuos especiales.
  3. Opta por reducir el consumo de energía. Para ello, incluye nuevos hábitos que te permitan un consumo eficiente de energía. Por ejemplo, aprovecha al máximo la luz natural, revisa la conexión de los aparatos eléctricos cuando no estén en funcionamiento o apuesta por el uso de pintura térmica, entre otras.
  4. Corre la voz y haz que tu entorno se conciencie. Es muy importante que estemos informados de la situación por la que está pasando el planeta.

Como ves, con pequeños gestos podemos ayudar a frenar el cambio climático, un problema poco visible pero que tiene consecuencias desastrosas para el medio ambiente.