Una de las tareas a las que no pueden darle la espalda los municipios son los servicios de mantenimiento y recuperación de mobiliario urbano. El porqué es sencillo: el mal estado de los elementos externos no solo daña la estética del entorno sino que puede convertirse en un auténtico problema para los ciudadanos.

Uno de los factores que más influye en el hecho de que el mobiliario urbano no esté en óptimas condiciones es el vandalismo. Sobre todo en las grandes ciudades, es un asunto bastante común y que acarrea elevadas pérdidas económicas a las administraciones públicas. Los elementos ornamentales en este caso son los más afectados.

¿Cómo afecta el estado del mobiliario a la calidad de vida de los ciudadanos?

No es complicado encontrarse con fuentes u otros elementos con parte de su estructura dañada; solería suelta; bancos deteriorados; fachadas pintadas; papeleras rotas… Como adelantábamos, el vandalismo suele ser una de las causas más habituales de estas situaciones que, por desgracia, son frecuentes en muchos municipios.

Sin embargo, existen otros factores que también inciden en el deterioro de los elementos ornamentales y el mobiliario urbano. Por supuesto, el tiempo pasa factura y, junto a otras circunstancias como las inclemencias meteorológicas, ayuda a que sea más común de lo deseado encontrarse con mobiliario urbano estropeado.

Lo cierto es que, más allá del daño estético, los desperfecto pueden influir en la calidad de vida de los ciudadanos del municipio. Por ejemplo, el mal estado de una escalera puede ser un motivo más que suficiente para ocasionar un accidente a un viandante. 

Estos desprendimientos pueden parecer insignificantes. No obstante, también suponen un obstáculo muy molesto que puede desembocar en daños fatales. Carritos, bicicletas, patinetes… todos ellos son sensibles de sufrir las consecuencias asociadas a este problema.

Por otro lado, tal como contábamos en este post, el óxido también repercute negativamente en el estado de conservación de las ciudades. La corrosión es muy peligrosa a la vez que costosa para el municipio. El metal del equipamiento urbano se debilita rápidamente, suponiendo un elevado coste a los ayuntamientos. Y no solo eso, ya que debido a su composición, puede propagar enfermedades rápidamente.

Para evitar situaciones desagradables y potenciar la imagen de cualquier urbe, hace desarrollar labores adecuadas de mantenimiento urbano y confiar siempre en empresas especializadas en la recuperación y conservación del mobiliario y los elementos ornamentales.

En Novatecnic , llevamos desde 2007, desempeñando este tipo de trabajos, devolviendo el equipamiento a lo más parecido de su estado original. Municipios como El Coronil han confiado en nosotros para llevar a cabo tareas de esta índole. Gracias a nuestra dilatada experiencia y nuestro exhaustivo método de trabajo, hemos obtenido resultados extraordinarios.

Si necesitas ampliar información sobre alguno de los servicios de equipamiento y mantenimiento urbano que ofrecemos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.